La última propuesta de Reforma Laboral promovida por el gobierno español ha sido la gota que ha colmado el vaso de lo aceptable. Dicha norma, consagra un marco laboral que nada tiene que envidiar al de países como la India o China, dando un poder casi ilimitado al empresariado en detrimento de los derechos de los trabajadores.

 La norma, que debido a su calculada ambigüedad abre la puerta a despidos, EREs y bajada de sueldos de manera unilateral, consagra el trabajo precario y sin derechos de ningún tipo. Es vergonzoso, que se pueda poner por contrato un periodo de prueba de ¡un año! para jóvenes, tras el cual pueden despedirte sin ningún tipo de indemnización.

 Por si no fuera poco, a dicha norma hay que sumarle los recortes en sanidad y en educación pública. Castilla, un territorio con unos niveles académicos excelentes según los informes PISA, no se puede permitir hipotecar el futuro de sus nuevas generaciones destrozando su formación desde la base. Por el contrario, es más necesario que nunca reforzar dicho sistema al estilo de los países escandinavos (de los más avanzados socialmente del mundo) con una educación pública, laica y universal de gran calidad.

 Si quieren recortar, que empiecen por todo lo sobrante. Aquí tenemos cinco autonomías que nos sobran con todos sus políticos añadidos, sus coches oficiales, sus cargos de confianza puestos a dedo, las subvenciones a los cachorros de su partido (Nuevas Generaciones)…

 El nuevo gobierno español del Partido Popular ya ha mostrado sus cartas para Castilla: Trasvases, expolios, precarización del trabajo y recortes en los gastos más necesarios (educación y sanidad)…

 ¿Vas a quedarte parado mientras pisotean tu tierra y te pisotean a ti?

 FIGHT BACK!