Castilla y León perderá cerca de 200.000 habitantes en los próximos diez años, según el INE

Adjuntamos la noticia extraída del periódico digital Último Cero:

http://www.ultimocero.com/articulo/castilla-y-le%C3%B3n-perder%C3%A1-cerca-200000-habitantes-los-pr%C3%B3ximos-diez-a%C3%B1os-seg%C3%BAn-el-ine

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el período 2013-2023 –publicadas el 21 de noviembre de 2013- señalan un descenso acusado de la población en España que pasaría de 46.704.314 habitantes en 2013 a 44.082.671 en 2023; una disminución de 2.621.643 habitantes, un 5,6%. Habrá menos nacimientos y más fallecimientos. Las causas: reducción del número de mujeres en edad fértil y saldo migratorio negativo –menos inmigración y más inmigración-.

Las proyecciones para Castilla y León indican una pérdida de población en los próximos diez años de 195.227 habitantes, el 7,7%. De 2517.157 habitantes en 2013 a 2.321.930 habitantes en 2023.

En cifras absolutas es significativa la pérdida de población en las provincias de Burgos -38.774 habitantes-, León -35.517, Salamanca -24.951- y Valladolid -23.406-. En porcentajes el descenso de población es muy importante en Burgos, Zamora y Segovia, cercanas o superiores al 10%.

Consecuencias socieconómicas

Aunque siempre discutibles, si damos por razonables las proyecciones demográficas sobre el territorio de Castilla y León también podemos aventurar algunas consecuencias del escenario demográfico en la próxima década.

Lo primero es señalar que la situación no es radicalmente distinta a la tradición demográfica de Castilla y León desde 1950–despoblamiento, migración, especialmente alta en el medio rural- que solamente algunas provincias han visto alterada en los últimos años a causa de la inmigración de extranjeros y la inmigración de la propia comunidad. Hay que recordar que el territorio de Castilla y León tenía en el año 1900 la cifra de 2.302.417 habitantes y en el año 2013 ha alcanzado los 2.517.157 de habitantes.

No hay fórmulas que nos permitan saber cuál es la población ideal de un territorio por lo queresulta inútil hablar de tasas de reposición para el mantenimiento de una población en nuestra comunidad. El despoblamiento rural es un problema social y económico al que no se han encontrado soluciones eficaces. Fijar la población –garantizando un futuro digno- es la única forma de frenar el despoblamiento.

Se debe asumir, al menos a corto y medio plazo, la realidad demográfica y promover políticas acordes con esa realidad. En un territorio tan extenso y poco poblado hace falta imaginación, flexibilidad y muchos, muchos recursos.

 

Esto es lo que nos toca con España. Así de claro.
Cierto es que las previsiones indican que todo el país perdería población, pero así mismo el descenso en el caso de Castilla y León sería muchísimo más acusado.

Mientras seamos el territorio “pringado” de este país, mientras sigamos sin quejarnos y mientras aceptemos sin rechistar ser la salvaguarda y reserva moral de un país en pleno proceso de descomposición esto es lo que nos toca: despoblación, marginación institucional y abandono.
Somos de los territorios más despoblados de la Unión Europea (algo por lo que en Europa España ha sido reprendida varias veces) y parece que no nos afecta, que nos da igual mientras sigamos siendo el baluarte del estado español.

Ya es hora de que despertemos. A las pruebas nos remitimos, o empezamos a mirar por nosotros mismos, y esta tierra se convertirá en un desierto poblacional que va a asustar.
Mientras tanto, nosotros seguiremos en la pomada, defendiendo a una tierra por la que pocos apuestan.

¡Defiende lo tuyo! ¡Futuro para Castilla!

Anuncios

20N- Homenaje a Agapito Marazuela, padre del folklore castellano

 

Ayer, 20 de Noviembre, mientras algunos nostálgicos rendían honores al dictador que sumió a Castilla en la pobreza, el abandono y el éxodo poblacional tras una cruenta guerra de exterminio, un grupo de segovianos realizó un más que merecido homenaje a Agapito Marazuela, castellano de Segovia, que fue el gran recuperador del folclore y la cultura popular castellana.

Agapito, nacido hace 122 años, fue así mismo un gran luchador social, preso en los años negros del franquismo y del que las autoridades de la Junta de Castilla y León, siempre han renegado.

Sin Agapito Marazuela, muchísimos ritmos y melodías tradicionales castellanas se hubieran perdido. Gracias así mismo a él, con su ejemplo, el uso de la dulzaina en la zona de Segovia se ha ido extendiendo y popularizando entre las nuevas generaciones y podríamos decir sin lugar a dudas que es en Segovia donde la dulzaina y el tamboril, instrumentos genuínamente castellanos, gozan de mejor salud.

Por su defensa del folclore castellano y su ejemplo social, ¡Bien se merece Agapito un homenaje! ¡Sigamos su ejemplo!

 

Los lecciones de los barrenderos madrileños.

A estas alturas todo el mundo sabe en qué ha consistido el conflicto de los barrenderos y jardineros en Madrid.

Sin hablar de las causas, acciones, recortes, que son temas ya mil veces tratados en los periódicos y de los que cada cual ya tendrá su propia opinión, queremos resaltar otro aspecto, que no por menos obvio, parece que está pasando más desapercibido: “Cuando se quiere, se puede”.

Puede parecer simple, pero es algo a lo que tenemos que mentalizarnos. Si queremos, podemos. Y no es solo en este tema, relacionado con los puestos de trabajo, donde gracias a unas leyes cada vez más laxas algunos jetas están haciendo su agosto. Es con todo.

Como castellanistas, defensores y amantes de esta tierra, tenemos que saber que si se quiere, también se puede parar el Fracking, como se puede parar el ATC y como más aún, se puede parar el Trasvase/Expolio del Tajo. Eso sin contar las decenas de EREs que acechan a las empresas castellanas y que habría que ver, si de verdad son tan necesarios que algunos hacen creer.

Tan solo tenemos que creérnoslo. Y eso nos falta. Creer en nuestras posibilidades y empezar a trabajar por ello.

¡Castilla se salva luchando!

¡Madrid es Castilla!

Madridescastilla

 

Por mucho que la Constitución nos diga que los madrileños no tenemos más identidad que la española, nosotros tenemos claro que la provincia de Madrid y los propios madrileños por historia, por cultura, y por la misma propia geografía, somo castellanos.

Cuando politiquillos de Cataluña se chotean de que Madrid no tiene identidad, que es una simple administración, no les falta razón. La CAM ha valido para que cientos de políticos vivan gracias a este ente totalmente artificial. ¿Se imaginan una Comunidad autónoma de Ávila? ¿O de Ciudad Real?
Los que los que se chotean de Madrid se olvidan, es que esta provincia, la madrileña, hunde sus raíces en lo más profundo de la historia castellana desde hace siglos.

Que no se confundan. Podrán vender en el centro de Madrid muchas muñequitas andaluzas para los turistas, o promocionarán hasta el absurdo espectáculos de flamenco para los guiris. Por mucho que lo intenten, no conseguirán borrar nuestra identidad.

¡MADRID ES CASTILLA!
¡CASTILLA UNIDA!