Castilla y León perderá cerca de 200.000 habitantes en los próximos diez años, según el INE

Adjuntamos la noticia extraída del periódico digital Último Cero:

http://www.ultimocero.com/articulo/castilla-y-le%C3%B3n-perder%C3%A1-cerca-200000-habitantes-los-pr%C3%B3ximos-diez-a%C3%B1os-seg%C3%BAn-el-ine

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el período 2013-2023 –publicadas el 21 de noviembre de 2013- señalan un descenso acusado de la población en España que pasaría de 46.704.314 habitantes en 2013 a 44.082.671 en 2023; una disminución de 2.621.643 habitantes, un 5,6%. Habrá menos nacimientos y más fallecimientos. Las causas: reducción del número de mujeres en edad fértil y saldo migratorio negativo –menos inmigración y más inmigración-.

Las proyecciones para Castilla y León indican una pérdida de población en los próximos diez años de 195.227 habitantes, el 7,7%. De 2517.157 habitantes en 2013 a 2.321.930 habitantes en 2023.

En cifras absolutas es significativa la pérdida de población en las provincias de Burgos -38.774 habitantes-, León -35.517, Salamanca -24.951- y Valladolid -23.406-. En porcentajes el descenso de población es muy importante en Burgos, Zamora y Segovia, cercanas o superiores al 10%.

Consecuencias socieconómicas

Aunque siempre discutibles, si damos por razonables las proyecciones demográficas sobre el territorio de Castilla y León también podemos aventurar algunas consecuencias del escenario demográfico en la próxima década.

Lo primero es señalar que la situación no es radicalmente distinta a la tradición demográfica de Castilla y León desde 1950–despoblamiento, migración, especialmente alta en el medio rural- que solamente algunas provincias han visto alterada en los últimos años a causa de la inmigración de extranjeros y la inmigración de la propia comunidad. Hay que recordar que el territorio de Castilla y León tenía en el año 1900 la cifra de 2.302.417 habitantes y en el año 2013 ha alcanzado los 2.517.157 de habitantes.

No hay fórmulas que nos permitan saber cuál es la población ideal de un territorio por lo queresulta inútil hablar de tasas de reposición para el mantenimiento de una población en nuestra comunidad. El despoblamiento rural es un problema social y económico al que no se han encontrado soluciones eficaces. Fijar la población –garantizando un futuro digno- es la única forma de frenar el despoblamiento.

Se debe asumir, al menos a corto y medio plazo, la realidad demográfica y promover políticas acordes con esa realidad. En un territorio tan extenso y poco poblado hace falta imaginación, flexibilidad y muchos, muchos recursos.

 

Esto es lo que nos toca con España. Así de claro.
Cierto es que las previsiones indican que todo el país perdería población, pero así mismo el descenso en el caso de Castilla y León sería muchísimo más acusado.

Mientras seamos el territorio “pringado” de este país, mientras sigamos sin quejarnos y mientras aceptemos sin rechistar ser la salvaguarda y reserva moral de un país en pleno proceso de descomposición esto es lo que nos toca: despoblación, marginación institucional y abandono.
Somos de los territorios más despoblados de la Unión Europea (algo por lo que en Europa España ha sido reprendida varias veces) y parece que no nos afecta, que nos da igual mientras sigamos siendo el baluarte del estado español.

Ya es hora de que despertemos. A las pruebas nos remitimos, o empezamos a mirar por nosotros mismos, y esta tierra se convertirá en un desierto poblacional que va a asustar.
Mientras tanto, nosotros seguiremos en la pomada, defendiendo a una tierra por la que pocos apuestan.

¡Defiende lo tuyo! ¡Futuro para Castilla!

Anuncios

El expolio al río Tajo se oficializa.

trasvase-tajo-segura

 

Estos días podemos leer en la prensa que el trasvase Tajo-Segura, ha quedado blindado mediante rango de ley, con el beneplácito de todas las partes implicadas.
De especial interés es la nada disimulada alegría de la partes valenciana y murciana.
Y sinceramente, si Murcia y Valencia se alegran del acuerdo, es para echarse a temblar.

Pongámonos en situación: El levante español (Murcia y Valencia) lleva 30 años expoliando el agua del Tajo (agua castellana, no lo olvidemos) con el total beneplácito del estado.
Durante diversas épocas, tanto PP como PSOE, han intentado hacer una mini defensa del Tajo según quién gobernara en la Junta de C-LM y en el estado español, únicamente como motivo de confrontación entre ellos. Obviamente, ni unos ni otros han estado nunca verdaderamente interesados en acabar con este expolio. ¿Razón? La comunidad Valenciana es un granero más suculento de votos, por lo que a los partidos estatales les conviene tener contentos a los valencianos y murcianos antes que a los pobrecillos de los castellanos. Las poltronas son las poltronas, amigos.

Asi que tras más de 30 años, se oficializa el ROBO/EXPOLIO de un bien, que lejos de favorecer a sus legítimos dueños (Castilla), ayuda a financiar la economía especulativa de Valencia y Murcia. Que los campos de golf y las macrourbanizaciones no se riegan solos, hombre!

Mención aparte tiene la señora Cospedal, fiel ejemplo de político rastrero castellano. Una vez más, en vez de defender los intereses de su tierra, vuelve a venderla por un puñado de apoyos en el Levante.

¿Alguien se imagina, por otra parte, que esto ocurriese en otra zona? Es decir, ¿que el río expoliado fuese en Cataluña? ¿O en el País Vasco? ¿Incluso en los propios expoliadores, Murcia y Valencia? Sabemos de sobra que no, que ellos lucharían con todas sus fuerzas para evitarlo.
Y entonces, por qué en Castilla seguimos tragando sin decir nada? Pues porque miramos más por España, ese país en proceso de desahucio que en nosotros mismos. Y así nos va, que somos los más tontos de todo el estado.

¡Basta ya de tragar con todo!
¡Cospedal, vete ya!
Basta de Tajo-Segura. ¡Castilla necesita su agua!